Mostrando el único resultado

Pintada del Solsonés

37,20
La Pintada del Solsonés es una joya culinaria que captura la esencia de la tradición y el sabor. Criada en las grandes extensiones del Solsonés, esta ave se beneficia de la rica dieta de pasto de la región, que le confiere un perfil de sabor profundo y distintivo. Su carne, con una textura excepcionalmente jugosa y un sabor que equilibra perfectamente entre lo terroso y lo suave, es un testimonio de la calidad y la dedicación que pone cada ganadero en su crianza. La Pintada del Solsonés no es solo una elección, es una declaración de amor por la alta cocina y una promesa de una experiencia culinaria sin igual.

Aves de pasto: saborea la diferencia

Desde las extensas tierras del Pirineo, donde la naturaleza se despliega en todo su esplendor, llegan a tu mesa nuestras aves de pasto. En Pirineu en Boca, nos especializamos en carnes que se distinguen no sólo por su calidad superior, sino también por su conexión con la tierra que nos acoge. En medio de prados y montañas, así como nuestros pollos, el resto de nuestras aves disfrutan de una vida tranquila, alimentándose de lo que ofrece la tierra: granos, semillas e insectos. Este estilo de vida libre y natural influye directamente en la calidad de la carne, que adquiere un sabor y textura inigualables. Nuestra Pintada del Solsonés, en particular, es una joya culinaria que encarna la esencia de nuestra filosofía: productos de alta calidad criados de manera respetuosa con el medio ambiente.

Cocinando nuestras aves: Pintada del Solsonés

Firme pero jugosa, la carne de la Pintada del Solsonés es reconocida por su delicadeza y el sabor profundo que evoca la naturaleza del Pirineo. Disponible en cuartos, enteros u octavos, esta ave versátil puede adaptarse a una variedad de recetas, y siempre será la estrella indiscutible de cualquier mesa. Si prefieres platos al horno, la pintada asada, bañada en hierbas aromáticas locales y horneada lentamente, resulta en una carne tierna y jugosa que se derrite en la boca. Para los amantes de la cocina al aire libre, la pintada a la parrilla, con su piel crujiente y su interior suculento, es una delicia que no puedes perderte. Si buscas algo más aventurado, la pintada en estofado con verduras frescas y vino blanco es una opción exquisita. El lento cocido permite que los sabores de la pintada y las verduras se fusionen, resultando en un plato cálido, reconfortante y lleno de sabor.

Un paseo por el sabor auténtico

Al darle un espacio en tu cocina a la Pintada del Solsonés, estás invitando a los sabores y texturas de la región del Pirineo a tu hogar. Cada vez que sazones, cocines y finalmente degustes esta ave, no solo disfrutarás de su sabor inconfundible. También estarás dándole vida a la historia, la tradición y la pasión de aquellos que, desde las praderas y montañas de la región de Solsonés, trabajan cada día para ofrecerte lo mejor de su tierra. ¡Te invitamos a saborear la diferencia!